martes, 8 de mayo de 2018

Reseña: La Bella salvaje


Título: La Bella salvaje

Título original: La Belle Sauvage

Autor: Philip Pullman

Saga: El libro de la oscuridad#1 (The Book of Dust#1)

Editorial: Roca Editorial

Nºde páginas: 445

Precio: 19’90 €

Sinopsis: Malcolm Polstead, un joven adolescente de once años, y su daimonion Asta viven con sus padres muy cerca de Oxford. Al otro lado del río Támesis (en el que Malcolm navega habitualmente utilizando su amada canoa, un bote con el nombre de La Bella Salvaje) está la abadía de Godstow, habitada por las monjas de la región. Malcolm descubrirá que ellas tienen un huésped muy especial, una niña con el nombre de Lyra Belacqua…
Después de haber terminado su trilogía La materia oscura, comenzada en 1995 con La brújula dorada, en el año 2000 con El catalejo lacado, Philip Pullman vuelve a visitar su mundo literario más popular con una precuela, que en principio parece que será una trilogía también.
La Bella salvaje se sitúa 11 años antes de La brújula dorada y sigue al joven Malcolm Polstead al que se le unirán varios personajes bastante carismáticos. Destacando unas monjas que viven en una abadía frente a la posada de los padres de Malcolm, una doctora en Historia de las Ideas (se correspondería con algo como historia de la filosofía) y una joven, Alice, que trabaja en la posada.
En general ha sido una lectura entretenida, pero se ha visto enturbiada por bastantes elementos que no me han terminado de convencer. En primer lugar, si ya has leído la trilogía La materia oscura verás que buena parte de lo que ya sabes se intenta tratar con un poco de secretismo, supongo que por si decides leer este libro primero, lo que ha hecho que me resultara menos interesante porque carece tanto del misterio como de la profundidad de la trilogía original y realmente se está andando por las ramas con algo que se supone que ya sabemos y también hace que la trama se alarga de manera innecesaria y repetitiva.
Por otro lado, me parece que también recurre demasiado a la nostalgia para agradar al lector, aunque en la novela en sí no sean datos demasiado importantes. Es algo que esperaba, me parece que en este tipo de libros esa llamada a la nostalgia es casi imprescindible y usada en buen modo crea cierto aire de complicidad en el lector, que ya conoce ciertos datos o personajes, pero en este caso tengo que decir que su uso me ha parecido exagerado, básicamente se apoya en esta nostalgia y me parece un recurso poco trabajado.
Lo que sí que me ha sorprendido es que a pesar de apoyarse mucho en esta hay datos que parece que se contradigan con lo que ya sabemos con la historia original (aunque esto esperaré a contrastarlo si leo el resto de volúmenes, que no sé si lo haré) y algunos personajes están “out of character”, es decir son radicalmente opuestos a cómo son en La materia oscura. El ejemplo perfecto de esto es lord Asriel: ya comenté en mis reseñas que su figura paternal era casi nula y muy problemática, pero ahora parece que se esté blanqueando este personaje haciéndolo pasar por un padre preocupado y abnegado. 
Además, algo que también traté en las reseñas anteriores, hay machismo y unos roles de género muy marcados entre los protagonistas que me parecen fáciles de evitar incluso para la ambientación de la obra (que se presupone con una sociedad de corte decimonónico firmemente controlada por la Iglesia) por ejemplo, que Alice sea siempre la que se tenga que ocupar de Lyra bebé en los aspectos más primarios (comida y limpieza) mientras que Malcolm a pesar de decir en múltiples ocasiones que adora al bebé siempre desaparece cuando tienen que realizar alguna de estas tareas (en decir, que solo le interesa para jugar, cuando se requiere otra cosa se tiene que ocupar Alice). De hecho, Alice apenas aparece (cuando aparece ni habla) hasta que es imprescindible para cuidar de Lyra y que Malcolm pueda ir a lo suyo (además de para ser un interés romántico). 
Como veis, aunque hay varias cosas que no han terminado de convencerme sí que ha sido una lectura entretenida y con la prosa de Pulman que me resulta bastante cuidada. También me ha encantado la ambientación, buena parte de ella se debe a que se desborda el rio y basicamente la tierra parece un enorme lago sin límites sobre el que Malcolm y Alice  navegan,  por lo que a veces tiene unos toques realmente oníricos que aportan cierto aire magico a la narración. También hay algunos escenarios con resonancias mitológicas con muchos más elementos fantásticos que la trilogía original.
En resumen, es un libro entretenido, pero en comparación con la trilogía original resulta bastante simple y pierde en profundidad quedando únicamente en un libro de aventuras no muy novedoso en el que Malcolm y Alice tratan de proteger a la pequeña Lyra de un nuevo enemigo. Es decir, entretenida, pero esperaba más.

  *Agradecimientos a Boolino y a Roca Editorial por el ejemplar.


lunes, 23 de abril de 2018

IMM - Bookhaul (Marzo de 2018)

¡Hola a todos! En la entrada de hoy vamos a ver qué libritos han llegado a mis manos durante el mes de marzo. Después del mes tan intenso de febrero me había propuesto contenerme un poco, pero al final… Bueno, mejor que lo veáis por vosotros mismos:

En primer lugar, me compré los Diarios completos y la Poesía completa de Silvia Plath. Llevaba mucho tiempo buscando un poemario de Plath bilingüe, en concreto quería Ariel, pero estaba totalmente descatalogado, así que finalmente encontré esta edición integra bilingüe. También compré los diarios porque la figura de esta escritora siempre me ha parecido muy interesante (y además la edición es una maravilla).


También compré Los restos del día de Kazuo Ishiguro aprovechando un descuento de 10€ de Amazon, ya que este autor me había cautivado ya con Nunca me abandones y un seguidor por Twitter me recomendó encarecidamente este otro título del autor que, por cierto, este 2017 ganó el Nobel de Literatura.

Otros libros que compré fueron: Americanah de Chimamanda Ngozi Adichie, puesto que La flor púrpura, de la misma autora, me encantó, y The Stepford Wives de Ira Levin, que estaba de oferta en Book Depository. Se trata de un libro de ciencia ficción/suspense que además tiene una adaptación cinematográfica bastante conocida, aunque yo no la he visto.


Además, como os comenté en post anteriores, durante la última semana de marzo estuve en Inglaterra  de vacaciones y si puedo siempre me gusta comprar algún libro donde viajo. Esta vez aproveché una oferta de Half Price que había en Waterstones y compré Call Me by Your Name de André Aciman, novela en la que se basa la popular pelicula homónima. La peli me gustó muchísimo y la novela me llamaba la atención, así que estoy deseando leerlo. También allí compré Tower of Dawn de Sarah J. Maas, el sexto libro dentro de la saga Throne of Glass, que además era edición especial para Waterstones y lleva algunas ilustraciones preciosas.



Por último, tenemos La bella salvaje de Philip Pullman que me llegó desde Boolino y Roca. Esta novela es una precuela de lo acontecido en su trilogía La materia oscura (que ya reseñé), se sitúa en el mismo mundo literario, con temas parecidos, aunque con otros personajes.

¡Esto es todo! Otro mes que se me va de las manos, de momento este abril me estoy comportando con la compra de libros, veremos si lo mantengo. ¿Habéis leído alguno de estos libros? ¿Qué os han parecido? ¡Contadme en los comentarios!

miércoles, 11 de abril de 2018

Reseña: El alma dividida

Título: El alma dividida

Título original: El alma dividida

Autor: Luciano Sívori

Saga: Novela autoconclusiva

Editorial: Cuanto te quiero

Nºde páginas: 182

Precio: 15’00 €

Otros datos:  Novela finalista del premio Vuela la Cometa de narrativa de 2016.

Sinopsis: El hijo primogénito de un maltratador soportó en silencio las humillaciones y golpes que sufría su madre hasta que un día su hermano menor, sordomudo, se interpone entre ellos y es también objeto de la ira paterna.
Alberto, de 23 años, reacciona entonces violentamente propinándole tal paliza que sumergirá a su padre en estado de coma y, a él, lo llevará a huir incrédulo sin comprender cómo ha podido ensañarse de esa manera.
En su devenir averiguará si él es la buena persona que creía ser o es el monstruo que de tanto mirar al abismo, como afirmó Nietzsche, acaba sintiendo que es el abismo el que lo está mirando a él.
Esta novela, como os digo en la ficha técnica, quedó finalista en el premio de narrativa Vuela la cometa, premio que ganó Habrá valido la pena de Daniel Morales (RESEÑA) y por eso mismo me decidí a reseñarlo cuando su autor me lo propuso, ya que el libro ganador me encantó y pensaba que este iba a mantener el nivel. Para mi sorpresa, el libro me ha decepcionado bastante por varios motivos.
En primer lugar, creo que la trama y sus implicaciones, como son expuestas en un primer momento, son muy interesantes: tenemos una especie de reformulación de El doctor Jekill y Mr. Hyde, la obra clásica de R. L. Stivenson. Como su inspiración, esta novela nos habla de la dualidad del ser humano, de la bondad y la maldad, de los pensamientos reprimidos, de la identidad… Además, el protagonista tiene que hacer un “viaje” metafórico para encontrarse consigo mismo y con todas las cosas que ha tratado de evitar y que están colapsando su mente, afectando al mismo tiempo a su salud mental.
Creo que buena parte del interés de esta novela reside en este punto y ha sido lo que más he disfrutado durante su lectura. Los párrafos introspectivos del personaje principal te atrapan con facilidad y te transportan a su psique de manera inmediata y puedo afirmar que los diálogos entre Alfa y Beta son brillantes. ¿Cuál es el problema? Que en realidad esto no es una constante en el libro, poco a poco se va diluyendo y toma la forma de un thriller bastante convencional que a mí no me ha impresionado.
A partir de aquí entramos en el terreno pantanoso de los elementos que no me han gustado y que se repiten con frecuencia en la novela. Serían tres principalmente: la prosa, el contenido de corte machista y la representación de las mujeres y el giro de trama final.
Desde mi punto de vista hay mucha purple prose o prosa recargada sin sentido en un intento de trascendencia que hace pesada la lectura por su irrelevancia, frente a la vivacidad de los diálogos que tan bien trabajados me han parecido. Creo que esta prosa rompe el pacto de ficción numerosas veces y saca al lector de la narración, ya que nos encontramos con un narrador interno en primera persona que describe todo con un barroquismo bastante incoherente, me parece que no es el estilo adecuado para la narración escogida por el autor, ya que cuando utiliza un todo más actual, menos recargado e incluso con coloquialismos se ve más natural el texto, no te recuerda constantemente que estás ante una novela, te atrapa dentro de ella.
Otro elemento tremendamente negativo para mí es el machismo y la representación de las mujeres en este libro: en primer lugar, utiliza la violencia de género como una excusa narrativa para contar la historia, algo bastante manido que le quita peso a un asunto tan importante. Asimismo, hay varios párrafos en los que sutilmente parece que se culpe a la víctima en lugar de al maltratador, aunque sean las represalias violentas hacia este las que desencadenen la acción narrativa: el protagonista siente asco por el maltratador, pero al mismo tiempo se pregunta por qué ella lo aguanta, obviando todo un juego de relaciones de poder, dependencia emocional y abuso psicológico que hay detrás de la violencia física y que sustenta la violencia machista tanto o más que esta. En cierto modo justifica esa violencia y posteriormente blanquea sobremanera a la figura del padre maltratador, llegando a calificarlo de “héroe”.
Dentro de este mismo tema, además, los personajes femeninos que aparecen son representados como tópicos: la chica guapa que tiene que ser el interés amoroso del protagonista, pero tiene 0,0 relevancia para la trama, no se ha molestado en desarrollarla como personaje (o te la describe mediante clichés machistas: dice literalmente de ella que “un pasado promiscuo le ha dejado una personalidad trastocada”) y solo aparece por conveniencia narrativa y para ser objetificada; luego tenemos a la madre víctima de violencia de género de la que ya he hablado y que también es vista como el tópico tanto de madre como de víctima de violencia de género; por último tendríamos a la psicóloga del protagonista, que lo primero que se dice de ella es que le interesa románticamente al protagonista, la ayuda que le proporciona es algo secundario. Otro ejemplo son roles de género arcaicos que se presentan de forma ordinaria y positiva en la novela como fardar de ligues, “el llanto insulso impropio de un hombre” o “sos un hombre, y los hombres, los hombres de verdad, no se dejan gobernar por la sensibilidad. Eso sería de maricón (sic), ¿no?”. Sin comentarios.
Para terminar, me gustaría hablar del giro final: primero, me parece un final tremendamente anticlimático sin pretenderlo, creo que lo que el autor quiere es totalmente lo contrario, pero en mi caso ese final ha pasado sin pena y ni gloria, no me ha movido nada porque uno de los personajes implicados tiene un desarrollo pésimo y soy incapaz de sentir empatía y mucho menos pena por él como de repente el protagonista parece sentir. Para finalizar tenemos un plot twist bastante vago que parece que únicamente está ahí para que no se termine tan pronto la novela ya que no aporta nada y es un poco inverosímil.
Para concluir, esta es una novela que me ha decepcionado y, aunque muchos de sus temas me han parecido interesantes, aunque los diálogos sean dignos de admiración, tiene muchos elementos narrativos que mejorar y algunas desviaciones temáticas que no terminan de convencerme, sin comentar el contenido machista y la visión de la mujer que se ofrece en la novela. Aun así, quiero agradecer al autor que me presentara esta oportunidad de colaboración a cambio de una reseña honesta.

¿Habéis leído este libro? ¿Tenéis una opinión totalmente diferente? ¡Contadme en los comentarios!

miércoles, 4 de abril de 2018

IMM - Bookhaul (Febrero de 2018)

¡Hola a todos! Después de este pequeño parón por los estudios y por un pequeño viaje a Inglaterra que hice a finales de marzo vuelvo por aquí con las pilas cargadas. La entrada de hoy es el IMM de febrero, que lo tenía pendiente, y como os avisé, quizá me pasé un poco para ser un mes tan corto (sorrynotsorry).

En primer lugar, tenemos Patria de Fernando Aramburu, que me llegó de parte de Babelio y Tusquets. Es un libro que ya he leído y disfrutado, si os interesa podéis encontrar la reseña aquí.


Después tenemos Alias Grace de Margaret Atwood y Las siete Margarets de Sheri S. Tepper. El primero fue un capricho porque El cuento de la criada me gustó mucho y estaba ansiosa por leer algo más de la autora y el segundo es de una autora de ciencia ficción que muchas veces introduce el tema del feminismo, por lo que el año pasado para el TFG consulté su obra más famosa La puerta al país de las mujeres y al encontrar este otro libro en oferta a cinco euros en Amazon no lo dudé un segundo antes de ponerlo en el carrito.


Por otro lado, también compré La escala de los mapas de Belén Gopegui. La primera vez que leí a Gopegui fue en mi último año de carrera y lo hice sin muchas expectativas (era una lectura optativa en una lista de más de veinte títulos), pero el libro que escogí, El padre de Blancanieves, me gustó muchísimo y aprovechando esta nueva edición que han sacado de su primera novela en tapa dura me lo llevé conmigo a casa.

Además, tendríamos dos libros de no ficción. Uno es una recopilación de ensayos sobre la literatura, Contar es escuchar, de Ursula K. Leguin una autora de fantasía y ciencia ficción que me encanta (Tenéis la reseña de uno de sus libros aquí) y el otro son dos ensayos de Oscar Wilde, El crítico como artista y La decadencia de la mentira, también sobre la literatura y la crítica literaria; he leído el primero de ellos, pero creo que no subiré reseña porque se sale un poco de la línea del blog, aunque si os interesa dejádmelo en los comentarios.



Por último, la joya de la corona, la saga completa de The Dark Tower (La torre oscura) de Stephen King. Sé que para el autor esta es su obra magna, que está llena de referencias a otras de sus obras y que responde a muchas incógnitas, pero por su extensión la he estado evitando mucho tiempo y cuando por fin quise ponerme con ella los tres primeros libros estaban descatalogados en español y bicheando por las ediciones en inglés vi esta caja, pero no cayó hasta que la rebajaron a 45€ en Amazon, ¡era la excusa perfecta!

¡Eso es todo! ¿Habéis leído alguno de estos libros? ¿Os gustaría hacerlo? ¡Contádmelo en los comentarios!

miércoles, 14 de marzo de 2018

Reseña: Patria


Título: Patria

Título original: Patria

Autor: Fernando Aramburu

Saga: Novela autoconclusiva

Editorial: Tusquets (Planeta)

Nº de páginas: 648

Precio: 22’90 €

Otros datos:  Novela ganadora del VI Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2016, del Premio Nacional de la Crítica 2017, del Premio Nacional de Narrativa 2017 y del Premio Euskadi de Literatura 2017 entre otros.
Sinopsis: El día en que ETA anuncia el abandono de las armas, Bittori se dirige al cementerio para contarle a la tumba de su marido el Txato, asesinado por los terroristas, que ha decidido volver a la casa donde vivieron. ¿Podrá convivir con quienes la acosaron antes y después del atentado que trastocó su vida y la de su familia? ¿Podrá saber quién fue el encapuchado que un día lluvioso mató a su marido, cuando volvía de su empresa de transportes? Por más que llegue a escondidas, la presencia de Bittori alterará la falsa tranquilidad del pueblo, sobre todo de su vecina Miren, amiga íntima en otro tiempo, y madre de Joxe Mari, un terrorista encarcelado y sospechoso de los peores temores de Bittori. ¿Qué pasó entre esas dos mujeres? ¿Qué ha envenenado la vida de sus hijos y sus maridos tan unidos en el pasado? Con sus desgarros disimulados y sus convicciones inquebrantables, con sus heridas y sus valentías, la historia incandescente de sus vidas antes y después del cráter que fue la muerte del Txato, nos habla de la imposibilidad de olvidar y de la necesidad de perdón en una comunidad rota por el fanatismo político.
Patria podría ser fácilmente la novela española más exitosa del pasado año y sus numerosos premios (entre ellos, dos de los más prestigiosos que se pueden conseguir en España) parecen dar buena fe de ello.
Personalmente, creo que hay tres claves para que esta novela haya triunfado tanto, para que haya sido tan leída y apreciada por lectores de muy diferente tipo: la innovación formal y su experimentación narrativa, su temática y su multiperspectivismo. En forma y contenido es una novela muy completa, nada descuidada y tremendamente conmovedora, en el sentido de que te mueve interiormente, no es estática.
Creo que lo que más puede sorprender cuando uno empieza a sumergirse en esta novela es su sistema narrativo, no porque sea excesivamente complejo, pero sí por lo bien tejido que está, por cómo las diferentes voces narrativas se amalgaman y le dan una voz única a la novela. En primer lugar, tendríamos un narrador externo en 3ª persona, un narrador clásico, pero esa voz narrativa se ve interrumpida constantemente y sin ningún tipo de reparo por una 1ª persona, correspondiente al personaje en cuestión. De esta forma se crea una especie de superestructura narrativa en la que podemos decir que el propio texto tiene otra voz narrativa, ya que continuamente se hace preguntas, exige más del personaje, interviene en la acción, contribuye a avivar la narración, etc.
Esta particular forma narrativa, para mí un gran acierto, nos lleva al siguiente punto clave: el multiperspectivismo. En el texto hay nueve personajes principales, cada uno de ellos con sus propias ideologías, experiencias vitales, actitudes, caracteres… en fin, todos los rasgos que conforman la psicología, el mundo interior, del ser humano y todas esas diferentes formas de pensar están retratadas libremente en el texto, no hay censura, es pensamiento libre, más o menos acertado, ya que el autor pretende exponer el pensamiento y las acciones tal cual, sin juzgar, de eso se encarga el lector, no es una lectura guiada a una conclusión machacona que sea repetida constantemente, aunque es obvio el mensaje del autor. Siempre me he declarado apasionada de esta técnica, me parece de las mejores para dejar fluir la novela por sí misma sin la intervención de un narrador moralizante, ella misma se costruye y te lleva a ti, lector, de la mano al mismo tiempo y en esta novela en especial he disfrutado mucho, incluso cuando me encontraba con un personaje poco ético, el rechazo también me parece una emoción potente en el proceso de lectura (no rechazo en sí por la obra o por algo que consideres mal hecho en esta, obvio, sino un rechazo más visceral que viene dado por unas acciones que deben provocar eso mismo para calar en el lector). Sin juicios tajantes ni divisiones dicotómicas.
En este sentido me ha recordado en su esencia a La colmena de Camilo José Cela por ese protagonista colectivo, donde no solo uno de ellos lleva el gran peso narrativo, sino que todos son relevantes para construir una trama tan sólida como la de esta novela y así crear una estampa global, con sus contradicciones, de la sociedad española en general y de la vasca en particular, de esa época, tal como Cela (salvando las distancias, recordemos que La colmena tiene más de trescientos personajes) crea una imagen muy vívida de la sociedad madrileña de los años cuarenta.
Aramburu cuenta en Patria en el taller que tenía especialmente fijadas en su mente las escenas del principio y del final de la novela y que a partir de estas fue incluyendo capítulos que devinieran en ese final que le rondaba por la cabeza: básicamente todo gira alrededor del asesinato del Txato por parte de ETA y las consecuencias que para dos familias esto conlleva. Y es en la introducción de estos capítulos intermedios entre el principio y el final (que serían claramente lineales) es donde el autor introduce muchos saltos cronológicos, normalmente teniendo como punto central la muerte del Txato y se pueden dividir en Antes del asesinato y Después del asesinato, pero no sigue un orden lineal, avanzamos y retrocedemos constantemente a partir de ese punto.
Por último, tendríamos el tema: el terrorismo de la banda armada ETA en España fue muy duro, sobre todo para quienes les tocó vivirlo de cerca, es un tema muy delicado aquí que levanta muchas polémicas, ya que tampoco hace tanto tiempo que dejaron las armas (2011 como fecha oficial). Es un tema complicado de narrar (sus causas, sus consecuencias, las medias verdades…), pero creo que Aramburu se ha defendido con mucha maestría; él mismo es vasco y ha tenido presente el terrorismo en su vida cotidiana, también lo cuenta en el librito antes mencionado. A pesar de todo ello y de ser un tema muy personal ligado intrínsecamente con la historia de España también tiene unos valores muy universales: el dolor ante la pérdida, la rabia, la venganza, el orgullo, el perdón, la capacidad de redención, las lealtades… y de ahí que sea capaz de llegar a tanta gente. Como decía al principio, es un libro que te mueve, te hace sentir muchas cosas diferentes.
En conclusión, creo que Patria es un libro imprescindible para la literatura contemporánea, sobre todo en España, que trata unos temas complejos y delicados sin ser moralmente adoctrinante o dicotómico mediante una estructura y unas voces narrativas sumamente originales y efectivas.
   *Agradecimientos a Tusques (Planeta) y a Babelio por el ejemplar.



¿Vosotros habéis leído esta novela? ¿Queréis hacerlo? ¡Contadme en los comentarios!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...