lunes, 25 de junio de 2018

Reseña: Asesinato en el Orient Express


Título: Asesinato en el Orient Express

Título original: Murder on the Orient Express

Autor: Agatha Christie

Saga: Hercule Poirot#10 

Editorial: RBA

Nºde páginas: 199

Precio: Descatalogado, pero tenéis unas nuevas ediciones (tapa blanda) en Espasa a 14’90€

Sinopsis: En un lugar aislado de la antigua Yugoslavia, en plena madrugada, una fuerte tormenta de nieve obstaculiza la línea férrea por donde circula el Orient Express. Procedente de la exótica Estambul, en él viaja el detective Hércules Poirot, que repentinamente se topa con uno de los casos más desconcertantes de su carrera: en el compartimiento vecino ha sido asesinado Samuel E. Ratchett mientras dormía, pese a que ningún indicio trasluce un móvil concreto. Poirot aprovechará la situación para indagar entre los ocupantes del vagón, que a todas luces deberían ser los únicos posibles autores del crimen. Una víctima, doce sospechosos y una mente privilegiada en busca de la verdad: Agatha Christie construye con esta novela una intrigante historia de suspense que desencadena en una resolución magistral.

Este es sin duda el libro más popular de la prolífica autora británica Agatha Christie y, a pesar de ser el décimo en su saga del detective Hercule Poirot, he decidido estrenarme con este libro. Es uno de esos libros que puedes comprender de forma independiente, aunque supongo que le hace algo de daño al personaje de Poirot, ya que no tenemos una visión amplia de este personaje que quizá si podíamos tener si siguiéramos el orden de la saga. 
Me parece que la gran popularidad de esta entrega en cuestión se debe a lo intrincado del misterio. Yo, personalmente, no tenía ni idea de a qué final me iba a llevar esta lectura, de hecho me parecía muy difícil deshacer el entuerto. También es muy atractiva la ambientación, casi íntegramente dentro del tren, lo que hace que la autora tenga que jugar muy bien con sus espacios y haga todavía más llamativa la dificultad de encontrar al asesino. El hecho de estar encerrados tanto los pasajeros como el detective en ese tren hace que crezca la tensión y crea una atmósfera bastante opresiva. Me atrapó como hacía tiempo que no me atrapaba un libro y cuando no estaba leyendo me encontraba pensando en cómo se podría resolver.
En cuanto a la prosa y la estructura narrativa, me parece simple, pero cuidada. No me parece que la autora tenga una prosa buenísima o innove narrativamente, sino que utiliza un lenguaje muy ameno sin caer en lo banal. La estructura es muy metódica y ordenada, al estilo de una investigación totalmente lineal.
Personalmente, lo que me ha fallado de la novela es que hay muchos personajes y la mayoría son muy planos, no tienen vida y no interesan demasiado más allá de descubrir quién es el asesino. Con Poirot pasa algo parecido, no me ha parecido muy carismático y las comparaciones son odiosas (cof cof, Sherlock, cof cof). Como he dicho al principio, también puede ser un problema de haber empezado por el libro número diez, pero es un personaaje que no me atrae nada.
Por otro lado, y relacionado con el personaje de Poirot, me parece que el método en el que se basa para descubrir a los malechores ha envejecido pobremente. Por lo que puedo deducir del libro, es un método habitual en el detective y se basa en el “temperamento” de las personas según su nacionalidad, como estaréis imaginando eso da lugar a muchos estereotípos, prejuicios y afirmaciones racistas. Entiendo el contexto en el que se ha escrcito, pero ha sido bastante desagradable de leer y continuamente me hacía poner los ojos en blanco de escepticismo.
Lo que más me ha gustado del libro, aparte de por lo intrigada que me ha  mantenido, ha sido su resolución. He leído que a mucha gente no le gusta, pero a mí me ha resultado muy, pero que muy conveniente con lo narrado y con el mensaje que se quiere dar, bastante relacionado con la justicia social.
En resumen, algunas cosas de este exitoso libro me han decepcionado, aunque otras me han gustado mucho y me han mantenido enganchada a su lectura, por lo que no descarto acercarme a otro libro de la autora, aunque quizá uno fuera de la saga de Poirot.

miércoles, 13 de junio de 2018

Reseña: Remedios desesperados


Título: Remedios desesperados

Título original: Desperate Remedies

Autor: Thomas Hardy

Saga: Novela autoconclusiva

Editorial: Ático de los libros

Nºde páginas: 440

Precio: 26’90 € 

Sinopsis: Cytherea Graye es una joven venida a menos que se ve obligada a buscar empleo como dama de compañía. Cuando descubre que su enamorado, Edward, está prometido con otra, decide aceptar la petición de matrimonio del oscuro y seductor Aeneas Manston. Para su horror, nuestra heroína descubrirá que su marido es un hombre inmoral, que recurrirá a la violencia con tal de conservarla a su lado. Cytherea tendrá que enfrentarse a no pocas peripecias, equívocos, la sibilina manipulación de su ama la señorita Aldclyffe y buenas dosis de peligro si desea librarse del siniestro Manston y reunirse de nuevo con su amado Edward.
Atención, porque aquí tenemos la primera novela que Thomas Hardy, uno de los maestros de las letras inglesas del XIX, publicó, aunque lo hizo con pseudónimo. Este hecho es importante de reseñar, porque es la primera vez que se publica traducido en España, la encargada de hacer esta traducción ha sido Claudia Casanova.
Thomas Hardy forma parte de los autores que nutrieron el movimiento literario del naturalismo y en esta novela ya se ve bastante perfilado en esa forma de reflejar la realidad a través de los que pueden ser sus elementos más descarnados, a la que hay que sumarle el determinismo que acecha a todos los personajes, pero también hay que hacer referencia la sensation novel, al estilo de Willkie Collins. Estas novelas, aunque beben del naturalismo, también están muy influidas por la novela gótica por la ambientación y las características de algunos personajes. Por ejemplo, hay pasajes de clara raigambre romántica como aquel en el que Cytherea está en la cama y se está imaginando toda una tormenta que zarandea los árboles desnudos, los entornos y temas turbios, la ambientación nocturna de varios capítulos, tanto el carácter como el aspecto oscuro del señor Maston…
Otra de las características de las novelas de este género son los temas, unos temas que ahora pueden parecernos banales, pero eran bastante chocantes y controvertidos para la moral victoriana. En Remedios desesperados hay bigamia, adulterio, asesinatos, complots, hijos ilegítimos, misterios escabrosos. También hay una escena de tintes lésbicos, aunque se puede explicar teniendo en cuenta algunas cuestiones sociales de la época victoriana, como las relaciones de amistad idealizada entre señoritas. Todos estos temas entremezclados con una historia de amor, como también es habitual en este género.
Como os decía, algunos de estos temas ya no nos resultan tan chocantes, pero realmente hacen que te enganches a la novela mientras intentas desentrañar todo lo que no se dice explícitamente, precisamente estos misterios, los complots y tejemanejes son los que más he disfrutado.
En cuanto a los personajes, el principal sería Cytherea Graye, una joven que al inicio de la novela pierde a su padre y, junto con su hermano, se ve sola en el mundo, sin dinero y llena de deudas, por lo que tiene que empezar a valerse por sí misma, con lo que esto representaba para una mujer del siglo XIX, ya que los pocos empleos posibles eran, en general, los de institutriz y los del servicio de una casa. Creo que es un personaje muy definido por la moral de la época y eso puede hacer que lo veamos más plano, pero a la misma vez pienso que es un personaje con el que te identificas y al que compadeces muy fácilmente, pues no tiene maldad y vemos como múltiples cosas horrorosas le pasan. Lo mismo pasa con uno de los intereses amorosos, Edward: es algo plano, pero puedes comprenderle ante ciertas adversidades.
Hasta ahí bien, pero en cuanto entran en escena los secundarios los eclipsan porque, desde una visión actual, son más interesantes. Me refiero a la señorita Aldclyffe y al señor Maston, pues son personajes misteriosos, que guardan secretos, traman algo durante toda la novela, pero no sabemos muy bien cuáles son sus verdaderas motivaciones
En cuanto a la prosa, tiene un lenguaje y una estructura propia del siglo en el que se escribe, por lo que si no os gusta el lenguaje de la literatura clásica huid. Personalmente me ha gustado mucho la prosa de Hardy, aunque encuentro que aún no está del todo pulida, algo normal siendo la primera novela. Me ha gustado bastante más en su primera parte, posteriormente parecía algo apresurada.
Otra sensación que he tenido y que ha hecho que, personalmente, por mi experiencia subjetiva leyéndola, no le haya dado más puntuación, es que en varios momentos me ha parecido un batiburrillo de temas y tópicos de la literatura de principios del siglo XIX, sobre todo de Austen y de las hermanas Brontë. Y sí, ya sé que son tópicos por algo, porque han sido muy utilizados en esa época, etc., pero habiendo tanta distancia temporal entre las creaciones de estas escritoras y la suya, creo que se podría haber jugado de otra manera con ellos, ya que varias resoluciones las veía venir justo por eso y ha perdido un poco de la intriga.
En resumen, me parece una novela muy buena que por motivos personales no he podido disfrutar del todo. También la recomiendo mucho para los aficionados acérrimos a Hardy, ya que esta novela hasta ahora inédita en nuestro país es algo que no se pueden perder, aunque quizá recomendaría otro libro para empezar con el autor.
 *Agradecimientos a Ático de los libros y a Babelio por el ejemplar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...